IMPLICACION EMOCIONAL DOLOR CRÓNICO 

Concretamente, en la encuesta se observó que en 1 de cada 4 hogares españoles hay un paciente con dolor crónico, y que la presencia del dolor en la familia afecta a la salud física y mental tanto del paciente como de los miembros de la familia. 

También se observó en la encuesta que más del 50 % de los familiares de los enfermos refieren sentirse tristes o con cambios de humor, y más del 30 % de ellos refieren que se sienten nerviosos, con alteraciones del sueño e incluso que han tenido que cambiar o dejar su trabajo y modificar sus actividades de ocio. Estos son percibidos de forma más intensa por los familiares y especialmente por los familiares-cuidadores que por el propio paciente.

Generalmente tanto pacientes como familiares están satisfechos con la atención prestada o recibida en la Unidad del Dolor, aunque estaban preocupados por las consecuencias sobre su vida y su trabajo.

 

 DECÁLOGO DE RECOMENDACIONES PSICOLÓGICAS  

  1. SIGUE FIELMENTE las pautas y consejos de tu médico. 
  2. Afronta activamente tu problema: pide INFORMACIÓN  a especialistas sobre tu dolor, por qué te duele, y qué lo mantiene. El dolor crónico no tiene por qué ser peligroso. 
  3. Expresa e informa de tu dolor a los que te rodean para que te entiendan, pero no estés pendiente de él, elimina la queja constante y no centres tus conversaciones solo en el dolor. 
  4. Recupera progresivamente tus actividades diarias, laborales, sociales y de ocio, aunque te cueste. Notarás una gran mejoría. 
  5. Andar, moverte o hacer deporte (si tu médico lo aconseja), es un gran "antídoto" contra el dolor. 
  6. Aprende a reducir las emociones negativas (tristeza, ansiedad, rabia, frustración, etc.), hará que disminuya tu percepción del dolor. 
  7. Aprende técnicas de relajación para contrarrestar la tensión que el dolor provoca, y este disminuirá. 
  8. Desarrolla tu imaginación para resolver los problemas que haya causado tu dolor. Cuenta con tus seres queridos para buscar soluciones. 
  9. Adapta tu vida: piensa en todo lo que sí puedes hacer a pesar de tener dolor, seguro que es mucho. 
  10. Si no puedes tú solo, busca ayuda psicológica. Es una buena forma de afrontar el problema.

Creado por Dr. Juan Miguel Alfaro Moya